Crisis de angustia

Aparecen en forma repentina ante situaciones determinadas como conducir un auto, salir a la calle, enfrentarse a un insecto, hablar en público u otras. Estos transtornos por angustia producen intenso miedo y la sensación de que algo terrible va a suceder. Además, aparecen síntomas como palpitaciones, sensación de ahogo, mareos, vértigo, sentimiento de irrealidad, oleadas de calor y frío, debilidad y temblor.

Las crisis pueden durar unos pocos minutos o varias horas. Cuando alguien sufre varios de estos ataques suele sentirse desamparado y ancioso esperado que vuelva a ocurrir y necesita que alguien lo acompañe.

En la mayoría de los casos, empiezan a aparecer al final de la adolescencia y pueden hacerse crónicas. Según sus características pueden afectar la relación de esa persona con sus afectos, la sociedad y el entorno laboral.

Para resolverlas, la ayuda de un psicólogo es fundamental, ya que, muchas veces, las personas no pueden ni siquiera identificar el motivo de su angustia.



Aconsejar

Recibe más consejos en tu email, gratis!

Recibir consejos

Más consejos de Bienestar, Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>