Rotación de cultivos

Una buena rotación de cultivos nos permite tener hortalizas durante todo el año, conservar la fertilidad de la tierra y evitar plagas y enfermedades.
Por esto, conviene establecer por anticipado el plan de siembra anua, determinando qué verduras se cultivarán en reemplazo de las primeras, cuando haya terminado su cosecha, a fin de aprovechar bien el terreno. Las legumbres como arvejas, habas y porotos aportan fertilidad a la tierra, por eso son imprescindibles en la rotación se la idea es obtener verduras en forma continua.
Un tipo de rotación muy beneficiosa, por ejemplo, es que se sucedan: hortalizas de raíz (remolacha, zanahoria); hortalizas de hoja (lechuga, espinaca) y, por último, hortalizas de frutos (tomates, zapallos, pimientos).



Aconsejar

Recibe más consejos en tu email, gratis!

Recibir consejos

Más consejos de Hogar, Jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>