La inteligencia emocional

Las personas tenemos dos tipos de inteligencia que conviven y determinan nuestra capacidad de desarrollo y superación de obstáculo en la vida. Por lo general, existe un equilibrio entre ambas, en el que la mente emocional alimenta e informa las operaciones de la mente racional, encargada de depurar la energía de entrada de las emociones.

Esta vez nos interesa profundizar lo que corresponde a la inteligencia emocional como es motivarse frente a la decepciones, controlar el impulso, regular el humor, evitar que los trastornos disminuyan la capacidad de pensar y abrigar esperanzas.

La inteligencia emocional es, en definitiva, la que determina lo bien que podemos utilizar cualquier otro talento, incluido el intelecto puro. Las personas capaces de conocer y manejar sus sentimientos y de interpretar y enfrentar con eficacia los de los demás cuentan con grandes ventajas en cualquier aspecto de la vida.

La tendencia al aislamiento, la depresión, los problemas de atención o la agresividad demuestran fallas emocionales que pueden ser modificadas. Por supuesto que, puestos a cambiar, los mejores resultados se obtiene durante la niñez.



Aconsejar

Recibe más consejos en tu email, gratis!

Recibir consejos

Más consejos de Bienestar, Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>