Energía vital para saborear

Las plantas vivas mantienen el cien por ciento de su valor en vitaminas, minerales y clorofila y, en especial, los brotes poseen una gran cantidad de propiedades y valores nutritivos que se potencian por la juventud de la planta.

Por ejemplo, los brotes de alfalfa vivos poseen vitaminas B1, B2, B3, B6, A, D, E K, U, C, niacina, ácido pantotémico, insoito, biotina y ácido fólico, además de fósforo, calcio, potasio, sodio, cloro, azufre, magnesio, boro, hierro, cobalto, cobre y molibdeno. Por sus propiedades es antiinflamatorio, fortalece los músculos, huesos y dientes y aumenta la cantidad y calidad de leche materna.

Asimismo, los de lenteja tienen vitaminas B1, B2, B3, B6, B12 y C y fósforo, hierro, zinc, manganeso, calcio, sodio y cobre. Revigorizan y energizan todo el organismo y fortifican la sangre y el sistema nervioso.

Como la mayoría de las cocineras no cuenta con las condiciones necesarias para criar estos brotes, se producen a nivel comercial brotes vivos de alfalfa, trébol, repollo, lino, soja mung, mostaza, rabanitos, radicheta, brócoli, rúcula, berro y lenteja de calidad diversa. La última novedad son los brotes natruales vivos Biogreen, que, luego de germinar sesenta horas en agua de manantial esterilizada y enriquecida con nitrógeno, son envasados con cajas rígidas de plástico transparente donde siguen creciendo como un invernadero hasta su consumo y puede conservarse hasta 4 semanas a unos 5 grados.



Aconsejar

Recibe más consejos en tu email, gratis!

Recibir consejos

Más consejos de Cocina, Nutrición, Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>