¿Cómo le digo que no a mi hijo?

Miran con sus lindas sonrisas, inclinan la cabeza o esbozan un pucherito y en seguida se nos estruja el corazón. Poner límites a los hijos pequeños, sin dejar de lado las explicaciones, resulta mucho más difícil que decir “si” a todo.

Sin embargo, es importante hacerlo para brindarles seguridad y confianza en sí mismo.

En el primer año de vida, los límites pueden resumirse en no tenerlos todo el día a upa, enseñarles que por la noche se duerme y durante el día se juega y hablarles con un tono de voz más firme cuando se encaprichan.

Los chicos entienden más de lo que los adultos creen.

Durante el primer año, es importante comenzar a enseñarles con tonos diferentes y explicaciones claras y sencillas lo que es correcto y lo que no lo es, aclarando el porqué en cada caso para que puedan razonar y obedezcan con más facilidad cuando crezcan. Además, deben saber qué sucedería si traspasaran los límites establecidos.

A medida que vaya creciendo su hijo, usted deberá adaptar los límites y el lenguaje para que el acompañamiento de su desarrollo sea verdaderamente útil para él. No es tarea sencilla, pero tampoco imposible.



Aconsejar

Recibe más consejos en tu email, gratis!

Recibir consejos

Más consejos de Educación, Niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>